Nueva subespecialidad: Cardio-oncología en Galenum Clínicas de Murcia

Nueva subespecialidad: Cardio-oncología en Galenum Clínicas de Murcia

En los últimos años hemos experimentado avances fundamentales en el cuidado, prevención y tratamiento de pacientes con cáncer, que han aumentado la supervivencia de forma significativa

El empleo de tratamientos antitumorales ocasiona daños en el sistema cardiovascular, y es en este contexto donde surge la necesidad de concienciar y formar tanto a cardiólogos como a oncólogos en una nueva subespecialidad: la cardio-oncología.

El uso de equipos de cardio-oncología se fundamenta en el avance y desarrollo de protocolos de prevención, diagnóstico y tratamiento de estas complicaciones, incluso llegando a evitar la suspensión del tratamiento antitumoral.

¿Qué deberíamos saber acerca de la cardiotoxicidad por quimioterapia/radioterapia?

Es la toxicidad que afecta al corazón y que está producida por los fármacos que se utilizan para tratar el cáncer. Actualmente no se conoce con exactitud la frecuencia que tiene este efecto en los pacientes, pero gracias a los avances en esta área cada vez son más los pacientes diagnosticados y tratados de cardiotoxicidad.

¿Cómo se manifiesta?

La cardiotoxicidad suele aparecer en forma de trastornos del ritmo cardíaco como taquicardias y palpitaciones, aunque de forma menos frecuente se manifestará con insuficiencia cardíaca o cardiopatía isquémica.

Influyen muchos factores como la genética, la dosis del fármaco, las complicaciones cardiovasculares anteriores o el tiempo transcurrido del tratamiento.

¿Cuándo se manifiesta?

Se podrá producir o bien durante el tratamiento activo, es decir, mientras se está llevando a cabo el tratamiento antitumoral; a lo largo del seguimiento o bien varios años después del tratamiento oncológico.

El paciente que haya sido tratado de cáncer siempre tendrá mayor riesgo de sufrir complicaciones cardíacas; tanto es así que, en las propias guías sobre el diagnóstico y tratamiento de insuficiencia cardíaca, es un factor de riesgo el haber sido tratado con fármacos antitumorales.

No podemos evitar la cardiotoxicidad de forma absoluta, pero podemos detectarla precozmente para evitar sus consecuencias y dirigir un tratamiento adecuado para reducir su incidencia y su gravedad. Se puede reducir administrando fármacos menos cardiotóxicos, aplicando tratamientos preventivos para reducir su incidencia y, sobre todo, controlando a los pacientes e interrumpiendo los tratamientos si se detecta cardiotoxicidad.

¿Cómo detectarla?

Es recomendable vigilar sus síntomas, especialmente dificultad respiratoria, palpitaciones, mareos, hinchazón de extremidades, dolor torácico, controlar la tensión arterial con frecuencia y controlar cualquier otro síntoma que haya aparecido y no sepamos muy bien a qué atribuir.

¿Cómo podemos estudiarla?

Existen determinaciones analíticas, así como estudios ecocardiográficos que nos permiten observar cómo funciona nuestro corazón, y también mediante electrocardiogramas con los que conoceremos las alteraciones del ritmo cardíaco.

En la mayoría de casos de cardiotoxicidad la patología es reversible, en otros casos es posible mejorar sin necesidad de interrumpir los tratamientos.

En la Unidad de Cardiología y Rehabilitación Cardíaca de Clínicas Galenum en Murcia, contamos con esta subespecialidad y ofrecemos a nuestros pacientes una atención específica para tratar, prevenir o diagnosticar estas complicaciones cardíacas. Esta unidad está dirigida por el doctor Diego Giménez, experto en Cardiología Clínica e Insuficiencia Cardíaca así como en la prevención y tratamiento de las complicaciones cardiovasculares del tratamiento oncológico.